fbpx

El impacto del IVA en su flujo de caja

El flujo de caja (Cash Flow) es aquel informe que nos indica cuáles son las entradas y salidas reales de efectivo en una empresa. Este libro es el que tiene la mayor importancia financiera, pues señala si una empresa tiene la capacidad de pagar deudas, repartir dividendos, comprar inventario, etc.

Todo financiero siempre asegura que el flujo de caja es el aspecto más crucial de una empresa. Un flujo de caja sano es sinónimo de una empresa sana.

Dentro del flujo de caja, hay un concepto con el que se debe ser cuidadoso, sobretodo porque muchas veces se deja de lado. El capital de trabajo. Esta es la cuenta que nos indica el efectivo en el corto plazo y el efectivo necesario para el funcionamiento diario. Sin entrar a explicar con mayor detalle el capital de trabajo, solo como un fin aclaratorio, el capital de trabajo se refiere a las variaciones entre el activo circulante menos el pasivo circulante.

Es común que las compañías lo pierdan de vista, pues se inclinan a un análisis más básico de pérdidas y ganancias y dejan de observar la necesidad de las correctas políticas de cobro y pago. Políticas que les permitan el funcionamiento diario de la empresa, sin tener que recurrir a préstamos, o bien que les permita detectar la necesidad de financiamiento de forma oportuna.

Frente a un panorama de futuras tasas de interés al alza, la idea de pedir préstamos para cumplir con obligaciones puede ser la peor táctica que lleve a una empresa la iliquidez e inclusive en casos extremos a la quiebra, en especial en época de crisis.

 

Impacto del IVA en el Flujo de caja

Ahora bien, con lo anterior claro, podemos comenzar a vislumbrar cuál será el impacto del IVA en el flujo de caja. El IVA genera, a nivel contable al hacer una compra, un aumento de un 13% en una cuenta por cobrar con el fisco (el crédito fiscal) y a la hora de la venta, un aumento del 13% en una cuenta por pagar con el fisco (el débito fiscal). Estos débitos y créditos se liquidan en los primeros 15 días de cada mes y se paga la diferencia, siempre y cuando tenga derecho a acreditación plena.

Ahora bien, el conflicto ocurre cuando las ventas se realizan a plazos mayores de un mes, pues cuando eso sucede así, con el registro de la venta, al mes siguiente se debe cancelar el IVA que se haya devengado, aunque se tenga pendiente la percepción de la misma. Como consecuencia de esta situación, se comienza a financiar un IVA del cliente. Otro efecto por considerar son las empresas que realizan las ventas con tarjetas de crédito, pues la reforma plantea realizar una retención del 6% en las ventas. De forma tal que si la diferencia entre el crédito y el débito del IVA es menor al 6%, que ya se retuvo, las compañías tendrán que solicitar una devolución.  

En realidad esos son los problemas en el flujo de caja fáciles de solucionar.

Los problemas reales se dan cuando la empresa se enfrenta a las reglas de prorrata.

La norma indica que se calculará el porcentaje del IVA pagado, que es realmente acreditable, al inicio del año con la experiencia del año anterior y hasta diciembre podrá realizar el ajuste necesario, aspecto que redunda en la práctica del desmejoramiento del corto plazo del flujo de caja.

Así pues, en caso de que la empresa por alguna razón sufra variaciones en ventas o productos, su porcentaje cambiará y en el supuesto de que la empresa haya tomado un crédito fiscal mayor que el real, la empresa tendrá que hacer un desembolso el 15 de enero para pagar la diferencia acumulada en razón de la aplicación de la prorrata.

En las fechas de mayor salida de efectivo, por temas de aguinaldo, también se tendrá que asumir este desembolso, cuyo cálculo obligado es anual, aunque las mejores prácticas de administración del efectivo recomiendan la gestión mensual del cálculo y reserva respectiva de efectivo a efectos de atender en tan importunada fecha una obligación sobrevenida.

Para que el IVA no genere afectaciones en el flujo de efectivo se debe hacer una revisión de las políticas de cobro y pago de las empresas y a su vez, en caso de corresponder realizar el prorrateo, realizar el cálculo y tener un monitoreo constante para poder realizar las reservas del caso. 

Eduardo Rodriguez

Socio

erodriguez@grupocamacho.com

Leave a Reply